La ovejita que vino a cenar


“Cuando un hambriento viejo lobo recibe la inesperada visita de una pequeña oveja, empieza a pensar en un delicioso estofado. Pero la ovejita no quiere ser la cena del lobo, quiere ser su amiga”.


Tras 10 ediciones este libro no deja indiferente, todo apunta a la típica historia donde el lobo solo piensa en comerse a la ovejita, pero a medida que avanza la historia vemos que también tiene su corazoncito. 



Cuando la ovejita muestra frio, hambre e hipo, el lobo intenta ayudarle con la intención de comérsela, pero cuando se queda dormida en sus brazos ve que no es capaz de comérsela y la hecha de casa. La noche es fría y el lobo se arrepiente de su decisión y va en busca de la ovejita.


Un libro ideal para los niños a los cuales les gusta el personaje del lobo y no quieren que siempre sea el malo de la historia. Una alternativa perfecta al lobo malo.

La ovejita que vino a cenar
Steve Smallman /  Joelle Dreidemy
Traducción: Montserrat Alberte
Beascoa, 2006

Tapa dura. Medidas 27 x 23 cm 
32 páginas.
ISBN: 978-84-488-2454-9
Edad recomendada: 3-6 años.

Ideas de actividades: (ver las actividades comunes)


  • Podemos escanear e imprimir los dos personajes, así como los complementos (jersey, zanahoria…) y pegarlos sobre hoja imantada, haciendo lo mismo con una imagen de la casa del lobo. Así podremos representar la historia con los personajes imantados sobre una pizarra de imán.
  • Crearemos una plantilla de la ovejita y del lobo que los niños podrán colorear a su gusto. Una vez pintadas haremos dos agujeros en la parte de abajo para colocar los dedos y así poder tener unas marionetas sencillas a su vez que divertidas. (Fuente).
  • Imprimiremos la casa del lobo, los dos personajes, la zanahoria y el jersey en papel de transparencia. Sobre la mesa de luz podremos representar el cuento o jugar con los personajes inventando nuevas historias.
  • Sobre 4 palos de helado puestos en horizontal pegaremos la imagen del lobo y sobre otros 4 la de la ovejita. La idea es que en cada palo quede un trozo del personaje para poder hacer un puzle. (Fuente).

  • Nos haremos con un gorro de lobo y otro de oveja, los niños podrán representar el cuento disfrazándose de los personajes. (Fuente) (Fuente). 




Enlaces de interés:

Aquí tenéis el audiolibro.


Mireia Acosta