La niña que no quería cepillarse el cabello


¿Qué ocurre cuando una niña se niega a cepillarse su larga y bonita melena? Bueno, pues que un buen día aparece un lindo ratoncito y se instala dentro.
Y después llega otro…
Y otro…
Y OTRO…
¡Madre mía!
Entonces sucede que…

La protagonista de esta historia es una niña que tiene una melena larguísima, brillante y preciosa. Pero tiene un pequeño problema, no le gusta nada peinarse.


Le encanta lavarse el pelo, enrollarlo en una toalla a modo de turbante y jugar a ser una una reina. Pero lo de desenredarse el pelo, eso... ya es otra historia.


Y si alguien le preguntaba porqué hacía eso, ella lo tenía claro.

- Yo soy así.

Esta tres palabras le solían gustar para dar respuesta a diferentes situaciones.

El no cepillarse el pelo, hace que su melena se vaya enredando y se vaya convirtiendo en un gran nido, ideal para hacer de casa de muchos animalillos.

Al principio cuando el primer ratón se instala en su cabeza, la niña no le da mucha importancia, pero claro todo en la vida tiene sus pros y sus contras. Y es que tener un ratón en la cabeza implica tener cuidado a la hora de dormir porque según como te apoyes en la almohada lo puedes aplastar.


Tan a gustito estaba este ratón, que no fue el único inquilino de su enmarañada melena.

El tener tantos ratones en su pelo a la niña le trajo diferentes problemas. 


Por un lado los ratones querían comer, y su almuerzo no era suficiente para compartirlo con ella. 


Por otro a los ratones no les gustaba mucho el agua, y eso hizo que la niña dejara de ducharse. Y esto le trajo más problemas en el colegio.


¿Cómo solucionará esto? ¿Qué hará con los ratoncillos que viven en su cabeza?


Un libro que con un toque de humor habla del problema que tienen algunos padres con sus hijas (principalmente): cepillarse el pelo.

Además de este tema, trata otros muchos que nos dan la posibilidad de profundizar en ellos. 
  • Por un lado la higiene personal. Deja claramente explicadas las consecuencias de no tener una buena higiene, y sin intervención por parte del adulto, la niña comprueba lo necesario de tener una buena higiene.
  • También la autoestima, reflejada en el afianzamiento que tiene la protagonista en la suya propia. Con sus frases "Yo soy así", y respetando también sin titubear el "Los ratones son así", mostrando así el respeto y el amor por animales.
  • Habla de la generosidad, que tiene la niña con los ratones, hasta límites que no son sanos para ella. Por lo tanto deja ver que a veces ser generoso no es bueno, cuando anteponemos las necesidades de los demás a las nuestras.
  • Y finalmente muestra el diálogo como la forma ideal para resolver el conflicto. 

Un libro divertido e irónico que junto a sus preciosas y expresivas ilustraciones, será una buena compañía antes de irnos a la cama.

Fuente
Kate Bernheimer es autora de cuentos infantiles y novelista. Es estadounidense y curso sus estudios en la Universidad de Wesleyan. Ha dirigido y editado cuatro antologías de cuentos de hadas y diversos ensayos. En la actualidad ejerce como profesora de inglés en la Universidad de Arizona, y dirige la publicación Fairy Tale Review («Revista de los cuentos de hadas»). 

Fuente
Jake Parker, también conocido como Agente 44 , es un creador de cuentos cortos, artista conceptual, ilustrador y animador. En 2009 creó un reto para obligarse a sí mismo a mejorar su técnica: publicar cada día en sus redes sociales un dibujo a tinta o a lápiz. Lo acompañado de la etiqueta #inktober (de tinta y octubre, en inglés) y, con el paso de los años, se ha convertido en tradición para otros artistas.


La niña que no quería cepillarse el cabello
Kate Bernheimer / Jake Parker
Picarona, 2014

Tapa dura
Medidas  21,5 x 28 cm 
40 páginas.
ISBN: 978-84-941549-7-3
Edad recomendada: 3-6 años.

Ideas de actividades: (ver las actividades comunes)

  • Pedir a los niños que nos cuenten porqué creen que es importante ducharse, lavarse el pelo, lavarse los dientes, por ejemplo.
  • Reflexionar con ellos sobre qué cosas pueden pasar si no cuidamos nuestra higiene personal.
  • Hacer una lista de las cosas que más nos gusta hacer en el baño: bañarnos con espuma y juguetes, que nos hagan coletas.
  • Montar en clase un rincón de peluqueria. (Idea)

(Fuente)
  • Hacernos una peluca de papel o de lana, y decorarla con animalitos diferentes. Y después podemos preparar un desfile de pelucas.
Fuente

Fuente
  • Decorar la misma imagen con diferentes tipos de pelo. Esto nos dará pie a hacer descripciones, aprender vocabulario relacionado con el tipo de pelo: castaño, rubio, moreno, pelirrojo, rizado, ondulado, liso, corto, largo.
Fuente
  • Podemos realizar un proyecto o unidad didáctica sobre la peluquería.  (Idea) 
Fuente


Enlaces de interés: 

Ficha del libro en la web de la Editorial.

Aquí encontrareis una muestra del libro.

Web de Kate Bernheimer. 

Web de Jake Parker.

Vídeo trailer.






Ana L. 

No hay comentarios :

Publicar un comentario